martes, 21 de noviembre de 2017

Edificio en jaula de acero

Un emprendimiento residencial en Moreno, proyectado por Juan Micieli, propone una segunda piel de chapa con filigranas que cuestiona el límite entre el interior y exterior. 


Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
(Texto en base a la memoria del autor)


EVV es un edificio de propiedad horizontal ubicado en el Oeste del conurbano bonaerense. Es uno de los primero edificios de una cuadra que hace poco cambió sus parámetros urbanísticos. Funciona aislado como el protagonista excluyente de la cuadra, pero al mismo tiempo sabe responder a la línea municipal que se irá creando a medida que el tejido se consolide.





El edificio se compone de dos cuerpos que albergan departamentos monoambientes o dos ambientes respectivamente. El núcleo de circulación vertical articula ambos cuerpos y abre hacia el espacio central. Los dos cuerpos se articulan para ampliar el espacio central otorgando visuales y luminosidad. En el último piso se constituye una doble altura que conecta la terraza y el departamento logrando una fluida conexión entre ambos y a modo de periscopio capta la luz del norte para los sectores de servicios.




El elemento “fachada” es reinterpretado tanto desde el punto de vista semiótico como el material, programático y de rendimiento energético. Aparece una “nueva fachada” con un “espesor” que alberga diferentes programas y propone nuevas espacialidades. Al mismo tiempo, se desdibuja el límite entre interior y exterior. Está nueva fachada está constituida por una superposición de capas, cada una de las cuales agrega una función. 




Desde el mueble interior hasta el ladrillo visto y las chapas de ornamentación. La fachada mientras cumple un rol programático, funcional y estético tiene un alto valor fenomenológico. Puede verse de dentro hacia afuera pero interrumpe las miradas desde el exterior. La segunda piel está colocada hacia el norte sirviendo de parasol y generando un juego de luces y sombras que carga de sentimientos a los espacios interiores. 





En la terraza la segunda piel continúa dando una lectura monolítica desde el exterior y proponiendo un espacio intermedio que no termina ser exterior ni interior. La piel fue diseñada analógicamente, generando una textura de arabescos que hace reminiscencia a la escritura en cursiva. El dibujo fue mecanizado en chapa de acero y luego se le realizó un tratamiento de oxidación y fijación en talleres locales.









Axonométricas



FICHA TECNICA
Obra: Edificio EVV
Proyecto y Dirección: Arq. Juan Micieli
Colaboradores: Arq. Alejandro Micieli, Catalina Piazza, Arq. Natalia Arroyo.
Programa: Uso mixto, vivienda multifamiliar y comercial.
Ubicación: Moreno, Bs.As,
Superficie: 900 m2
Desarrollo: Metrópolis Durable (Responsable: Manuel Micieli)
Constructora: FabDig (Responsable: Arq. Santiago Velasco)
Año: 2016


Ubicación:

jueves, 9 de noviembre de 2017

Espacios fluidos y lógica material

Mosconi 3, de Frazzi Arquitectos, suma a los conceptos de planta baja libre y permeabilidad entre espacios urbanos y semiprivados la experimentación en la sucesión de espacios y sus límites.



Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
(Texto basado en la memoria de los autores)



El pequeño edificio, de tres unidades y tres pisos de altura, se ubica en un borde de la ciudad, en una relación amplia con el espacio urbano debido a la situación del tejido en el que se inserta y su vinculación con las diferentes vías de circulación y medios de transportes. La relación inmediata con las vías del ferrocarril y los vacíos que éstas generan, permiten una relación de expansión hacia el horizonte urbano. 

Esta situación de lugar/no lugar, con un parque con vegetación en formación, genera una situación particular de inserción urbana y una oportunidad de intervención. La normativa del Código de Planeamiento Urbano, exige un retiro de línea de frente superior a lo normal (7,34 m.) lo que genera una expansión aún mayor, sumados a la calle de acceso semi-peatonal que los vincula. 
Por otra parte, hay en el proyecto una búsqueda ¨sustentabilidad¨ que consiste es regresar al inicio, a la arquitectura que enseñaron los Grandes Maestros, la de materiales nobles y convencionales, de iluminación y ventilación natural, de aprovechamiento de la energía y de los espacios verdes propios y del entorno, sumados a las nuevas tecnologías que la complementan.


La iluminación natural es una condición irrenunciable, y la sucesión de espacios y patio urbanos permiten optimizar este recurso. El sistema de parasoles-postigones de estructura de hierro y madera, fijos y móviles, es el que va limitar la entrada de luz y calor, como así también la seguridad y privacidad. Un elemento de transición entre espacio urbano-terraza-espacio privado que aporta a la sustentabilidad, y terminan de conformar la volumetría del conjunto, cerrando e intensificando las cajas de hormigón. 


Estos elementos de control, con la utilización de maderas nativas, no sólo funcionan como parasoles y seguridad, sino que flexibilizan la fachada, generando mutaciones, luces, sombras y transparencias, un recurso formal en constante movimiento.


La continuidad con el espacio público se da a través de una planta baja libre,  donde  se terminan conjugando y  vinculando  la calle con el gran pulmón de manzana, de perfil armonioso y expansivo, dado por las buenas restricciones de una zona baja residencial, que permite generar un gran parque interno, con la introducción de especies arbóreas.




Una serie de cajas que contienen las células de viviendas parecen flotar sobre la planta baja libre: una más pesada que cierra los dos primeros pisos idénticos, y otra que despega de la anterior con una transición vidriada liviana. El patio interno se vincula con los otros patios de las 3 obras vecinas lindantes, generando un pulmón interno de continuidad visual, de iluminación y ventilación conjunta, conformando una situación de riqueza poco usual. 







Planta Baja, 1º piso y 2º piso
2º y 3º piso y terraza
Corte longitudinal
Corte trasversal



FICHA TÉCNICA
Obra: Mosconi 3
Ubicación:  Av. Mosconi 4340 (Villa Devoto), Buenos Aires
Proyecto y Direccion de obra:  Arq. Matías Frazzi – Frazzi Arquitectos
Colaboradores: Ariel Damiani, Javier Antruejo, José Frazzi, MAM
Asesores: Ing. Claudio de Caroli (estructuras), Fabián González - ISEM (eléctricas):
Superficie Cubierta: 750 m2
Año: 2013/2015
Fotografía: Arq. Federico Kulekdjian

Ubicación:


Street view:

jueves, 26 de octubre de 2017

"Vecindario en altura"

El estudio CBAyA, de Santa Fe capital, proyectó y construyó el edificio Vecindario Güemes, con el que busca recrear la sociabilidad tradicional de los barrios. Consta de dos bloques separados y vinculados por una hiancia que airea el volumen. 



Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
(Texto en base a la memoria de los autores) 


A partir de su ubicación privilegiada en el ejido urbano, contigua al área central a la vez que próxima al borde fluvial; de sus atractivos paisajísticos y de su rica historia, Barrio Candioti representa históricamente una de las mejores opciones para vivir en Santa Fe. En paralelo con la recuperación general que se da en el sector, la hoy avenida Güemes va cobrando nuevo protagonismo: resulta ser el frente más próximo a la laguna Setúbal en el que se admite edificación en altura.




Dado este contexto, el Conjunto Güemes se concibe como expresión de una “nueva ciudad”, más densa, pero equilibrada, respetuosa del contexto barrial; en franca vinculación con el paisaje urbano y su entorno natural: islas, costaneras, laguna Setúbal al norte y este; Puerto y Boulevar Galvez al sur, y el barrio al oeste: se trata de la primer construcción en altura que la nueva reglamentación admite en la zona, por lo que aprovecha su enclave con 360º francos de visuales.




El agrupamiento es exento de medianeras en prácticamente todo su desarrollo: una torre de perímetro libre aloja 12 semipisos en los niveles superiores y una especie de “placa” alargada contiene 12 unidades en el basamento, a las que se accede por un palier abierto central y un corredor-galería ubicado al sur. La articulación entre ambos bloques se da a través de un hall semi-cubierto, visualmente “atravesable” a manera de un balcón.



Por su ubicación al centro de la planta, este dispositivo otorga aislamiento y privacidad a las unidades –que quedan con escaso o nulo contacto entre ellas-, facilita una adecuada distribución y sectorización interior, a la vez que garantiza óptimas condiciones de iluminación natural y ventilaciones cruzadas en todas las dependencias, incluyendo baños y cocinas. La doble orientación y las expansiones en los ambientes principales son características poco comunes en los ph convencionales.



La secuencia de estos espacios (palieres-balcón, corredores-galerías, la propia escalera transparente) genera un “sistema” que refleja la diversidad y vitalidad de lo urbano a escala del conjunto, mediante lugares abiertos y permeables que invitan a permanecer, a encontrarse y a habitarlos. En el último nivel terraza, quincho y pileta rematan la idea de encontrarse en el vecindario, comer un asado mientras se disfruta del río, las islas y la laguna, casi como en una quinta de Colastiné, Rincón o cualquiera de aquellas que tan bien describía nuestro Juan José Saer.




Replicar la sociabilidad intrínseca a la ciudad en conjuntos con veredas, zaguanes, jardines, patios y terrazas en altura, en una especie de reproducción a escala del tejido residencial en los que se insertan: esa es la búsqueda. Estos conjuntos no son “edificios” en un sentido estricto, ya que densifican sin saturar y persiguen la idea de otorgar a cada vivienda las cualidades de una casa, en oposición al departamento encajonado del edificio tipo entre medianeras. Es por esto que preferimos denominarlos, más que edificio de departamentos, un “vecindario en altura”. 








Croquis






VECINDARIO GÜEMES
Proyecto y dirección: Arqs. Griselda Bertoni y Eduardo, Carlos y José Ignacio Castellitti
Ubicación: Gral. Güemes N° 4298 esq. Córdoba Nº 1281, Santa Fe Capital
Año: 2012/16
Superficie cubierta: 2110,98 m2
Calculo Estructural Ing. Gustavo Perini
Jefes de obra: Lisandro Kranewitter y Melisa Vazquez
Colaboradores: Federico Michelini, Jaquelina Santiago, Mariano Telechea y Diego Villar
Fotografía; Federico Cairoli (www.federicocairoli.com)

Ubicación: 


Street view (en obra):

viernes, 13 de octubre de 2017

Sobre los mitos actuales de la arquitectura

Fredy Massad, argentino radicado en Barcelona, ejerce la crítica de arquitectura como "un estado de alerta desde el cual promover la duda, cuestionar mitos y generar debates, no para cautivar con nuevos dogmas sino para desestabilizar". Con este espíritu, se reproducen aquí fragmentos de su nuevo libro, "Crítica de choque", seleccionados por él mismo especialmente para este blog. 




Capítulo 1: La naturaleza de los dioses

En el análisis del ascenso del arquitecto como celebrity es indispensable tener en consideración una serie de aspectos existenciales, relativos a la definición de la identidad del yo contemporáneo. La exacerbación del individualismo, cuyos orígenes hay que remontar a fines del siglo XVIII e intensificada tras el trauma de las dos guerras mundiales, ha derivado en alentar «un narcisismo sin precedentes, de cuyos frutos emergen los egos más delirantes». La epidémica obsesión por uno mismo y el complejo de Erostrato que plagan hoy las redes sociales hallan su paroxismo en las figuras de las celebrities que, desde diversas categorías, conforman el universo mediático. De la misma manera que cada individuo hoy se convierte en espectáculo y mercancía a través de la articulación narrativa y estética de su identidad a través de las redes, a mayor escala y con alcance global, el star-architect cimenta su poder en su carisma, en una superioridad humana que halla su confirmación en la (por eso justificada) naturaleza de espectáculo de su arquitectura.
Muchos de quienes habían ostentado el rango de críticos de arquitectura se convirtieron no sólo en melifluos panegiristas sino también en incentivadores y beneficiarios de la construcción de edificios-estrella y del simultáneo refuerzo del poder que para cada arquitecto suponía auparse con el encargo de otro gran ícono.  No cabía razón contra la arquitectura icónica y los arquitectos estrella. Oponerse a ella o cuestionarla desataba reacciones viscerales, ataques mediante argumentos ad hominem.
(…) El uso de la positividad y el optimismo es un denominador común de este sistema mediático, sus narrativas y sus protagonistas,  así como el abuso de una supuesta transparencia. Estos personajes y sus relatos se elevan como una especie de héroes y verdades, con discursos tan vacuos como de fácil transmisión. El uso de esa falsa positividad se convierte en escudo que los hace intocables, impermeables a la escasa crítica que reciben y ante la cual, invariablemente, se victimizan.


Capítulo 2: El movimiento en falso

La idea de la cooperación con los países en vías de desarrollo, con tan buena prensa y admirada, es posiblemente la salida más apropiada para lavar las conciencias multiculturalistas: paternalistas, buenistas, eurocéntricas. De mantener disimuladamente la idea más pura del capitalismo y la superioridad colonialista. En ningún momento se plantea ni desea cambiar o modificar ese sistema desigualitario, esa brecha social, económica y cultural con la parte más desfavorecida del planeta, sino mantenerlo a base de pequeños gestos, asumiendo que el Otro siempre va a ser el necesitado y “nosotros” (los primermundistas, las clases superiores) seremos quienes les aportemos las “soluciones” a sus necesidades.
(…) Lo que quedó, y se consolidó, tras Small Scale, Big Change fue un astutísimo oportunismo sustentado y justificado por una fascinación buenista y que rebosa moralina paternalista respecto a esas situaciones. La falta de radicalidad de Small Scale, Big Change y sus derivados estriba en que no hay ningún interés en subsanar este déficit, de hacer algo ante el impacto de la crisis. El discurso es inocuo: en ningún momento se habla abiertamente de que la arquitectura haya de enarbolar la bandera de la construcción social sino que se recurre al gusto por el exotismo, el primitivismo, la austeridad y el buenismo sin plantear en ningún momento, ni desde los ideólogos ni desde la mayoría de los participantes, una catarsis ni una crítica al sistema. Porque seguramente todos se sienten cómodos en medio de éste.  
Sólo se pretende mantener el modelo perdido y esta alternativa, esta aparente nueva búsqueda ideológica y ética,  se plantea como una estrategia de supervivencia y, sobre todo, como una forma de negocio. Han sido y siguen siendo muchos los que aprovecharon este desconcierto abierto por la crisis económica para posicionarse dentro del establishment, cambiando los discursos pero raramente las formas. El mismo sistema se ha encargado de amansar, ablandar y digerir los discursos más radicales.

Video


Capítulo 3: La fascinación populista

La falta de conocimiento y el desinterés por Hispanoamérica que había caracterizado durante décadas al espíritu primermundista vino a jugar a favor de estos profetas carismáticos del neopopulismo que, como todo buen populista, hablan desde la emoción y azuzan el sentimentalismo de sus auditorios, llevando sus adanistas relatos personales de implicación con dramas colectivos hasta puntos melodramáticos y proponiendo soluciones cuasi-mágicas para problemáticas muy complejas.
(…) El problema fundamental que genera la construcción de estos héroes neopopulistas es la elaboración de ese imaginario falsario que han construido conjuntamente el primer mundo necesitado de nuevos ídolos y la predisposición de estos mesías hispanoamericanos por visibilizarse. Este tipo de relatos, este camino a la fama, muestra el desprecio y el clasismo totalmente contrapuestos a la construcción de un paisaje social de la arquitectura, que está dominada por la existencia de castas que se sienten a gusto con el incremento de la desigualdad y la precariedad y que construyen esta visión parcial, homogénea y convenida por ambas partes en un relato sentimentaloide que no se condice en casi nada con los hechos reales. Una farsa, una construcción neopopulista para el consumo eurocéntrico.


Capítulo 4: Impostura y demagogia

No ha sido sólo Aravena quien se ha inventado a sí mismo, sino que parecía existir la necesidad de inventarlo o de ser cautivados por un producto como él.  Si no, de ninguna manera se entiende que alguien haya exaltado tan enfervorizadamente a un arquitecto a través de tal titular y un retrato en primer plano en portada sólo a partir de la somera descripción de una idea que parece atractiva y prometedora. Y esa última frase de su texto resume la cuestión perfectamente: los hechos, la realidad, están frente a nosotros, y es una realidad sucia y grosera en lugar de la pobreza pintoresca que esperábamos encontrar pero se prefiere persistir en la fantasía en lugar de abrir los ojos para seguir sintiéndose bondadoso, solidario, idealista y radical.
(…) Alejandro Aravena no es un Robin Hood contemporáneo. Para quien todavía albergue alguna ilusión, la construcción de Aravena se asienta sobre los pilares del capitalismo cínico, de camisa blanca y de palabras suaves y calculadas. Lo mueve un ideario clasista. Aravena es un neopopulista nacido para anonadar a una cultura ávida de fascinaciones.


Capítulo 5: El estado de las cosas

La víctima del sacrificio ritual que formaba parte de las fiestas Targelias, que se celebraban en la antigua Atenas, recibía el nombre de pharmakos, vocablo del que procede fármaco, sinónimo de medicamento: la sustancia que «sirve para prevenir, curar o aliviar la enfermedad y corregir o reparar las secuelas de ésta».  Ésa es, de hecho, la función que cumple la ejecución del chivo expiatorio y el cabeza de turco: evitar que todo un sistema caiga y arrastre todo consigo, para poder generar entre la comunidad la impresión de que todo ha retornado a su original limpieza y dignidad, de que el orden necesario ha sido restablecido. 
La caída en desgracia de Santiago Calatrava, propiciada sin duda por sus errores y pertinaz arrogancia, ha facilitado su conversión en el perfecto chivo expiatorio, una de las coartadas más torpes y socorridas para tapar la extensión total de los males de un tiempo construido sobre trampas, ficciones y vanidades.  Que la acusación hoy se centre exclusivamente sobre Calatrava y los puntos amarillistas de su trayectoria es una tosca forma de camuflar una situación mucho más grave y compleja, y de eximir de responsabilidades y sospechas a muchos otros arquitectos en este momento en que, como incipientes señales de cambios de tendencia económica,  empiezan a dejarse sentir argumentaciones bajo las que subyacen defensas y disculpas a los despilfarros o sobrecostos de muchos edificios estrella.
(…) Una de las pruebas que demuestran que la crisis no ha zarandeado nada es que la situación previa a la crisis y los estragos derivados de ésta han podido reciclarse en argumentos positivos. En este escenario neoliberal hasta se ha logrado torcer el fracaso para ganar prestigio con él.  Donde debiera haber disgusto y frustración por las ruinas de un tiempo excesivamente cercano se ha preferido hallar una poesía a reivindicar. 

////


"Crítica de choque", por Fredy Massad
Bisman Ediciones-Universidad de Palermo
Buenos Aires, 2017
128 páginas
Precio $ 300,-

viernes, 29 de septiembre de 2017

Una interfaz con el relieve

La Casa MC-603, proyectada por Antonio Carrasco en el balneario Costa Esmeralda, propone una intervención de la arquitectura sobre la topografía del médano.



Por Ariel Hendler para ArquiNoticias
(Texto en base a la memoria del proyectista)


Un médano con mucha pendiente rodeado por un bosque de eucaliptos son las referencias iniciales de esta vivienda de veraneo que se presenta como un mirador que consigue declarar y mantener su privacidad mediante una operación de separación del terreno. 




Video:


La solución adoptada se compone de dos cuerpos colocados perpendicularmente sobre una plataforma principal que funciona como transición respecto de las irregularidades topográficas y las superficies horizontales necesarias para el programa. Una circulación conecta las diversas partes de la casa, y se abre a media altura a un jardín que adapta la volumetría general de la edificación a los accidentes naturales del terreno. 



La razón de la extensión de la vivienda en alas responde, principalmente, al intento de privatizar el espacio de la casa por medio de la disposición de la construcción en la parcela. El acceso, a modo de vestíbulo al aire libre, es una terraza abierta, lo cual permite una relación dominante respecto del entorno: es la separación, el filtro que distancia el espacio privado del pùblico. 



El eje horizontal de la “T” construye el limite lateral del recinto, que con su espesor ayuda a amortiguar los ruidos del boulevard vecino, mientras que el eje vertical que la divide en dos partes es un gran porche que permite cruzar de exterior a exterior. Estas terrazas ayudaran a estructurar las relaciones espaciales entre las zonas pública y privada, a la vez que dominan sobre el paisaje circundante, logrando un nuevo carácter de uso exterior.
















Planta de techos

Planta

Axonométrica



FICHA TECNICA
Obra: Casa MC-603
Ubicación: Barrio Golf II, Costa Esmeralda, Partido de la Costa, provincia de Buenos Aires
Proyecto y Dirección: Antonio Carrasco Arquitecto.
Colaborador: ARq. Juan Rubén Choque
Calculo estructural: Ingl Juan Pablo Busti
Superficie cubierta: 160 m2
Año: 2016
Fotos: Javier Agustín Rojas

Ubicación:

Street view: